Jugar: de la mesa al mundo digital

Catan

Sabéis que siempre que puedo aireo la amarga pataleta sobre mi actividad lúdica. Ahora mismo podría deciros que no juego absolutamente a nada. Que casi todas mis últimas adquisiciones siguen intactas sin llegar a abrirse y que no tengo tiempo para apenas jugar. Pero esto es una verdad a medias.

Si como yo no tenéis tiempo para quedar con el grupo de juego tanto como quisierais o la oportunidad de jugar nace a cualquier hora o cualquier lugar quizás te esté dando vergüenza en confesar que si, que juegas.

Mis hábitos de juego de hace unos años

Hace unos años, cuando los juegos de mesa más mainstream como Los colonos de Catan y Carcassonne llegaron al mercado español podríamos hablar de que no vinieron a competir con los juegos de rol.

Es más, los jugadores de rol, al menos en mi entorno, los vimos como el elemento que nos ayudaba a completar nuestro espacio de ocio y las ocasiones en las que o el director de juego no llegaba o no había tenido tiempo o ganas de preparar la sesión correspondiente de juego.

Pero esta sensación también la habíamos tenido con el aterrizaje de Magic, pero ni comparación porque el impacto no fue tan devastador. Vamos, no dejábamos de jugar a rol por jugar al Catan, pero con Magic si nos pasaba.

Con los años, los juegos de mesa pasaron de metadona lúdica a plato principal de mi menú jugón. La comodidad a la hora de poner en marcha muchos de estos juegos y el tiempo libre que nuestras responsabilidades nos dejaban ayudaron a que esta forma de jugar se haya impuesto en la mayoría de los momentos.

Jugar en mi vida ahora

Eso sí en la pandilla (apelativo cariñoso que le doy a mi actual grupo de amigos jugones con el que ya llevo unos años disfrutando, aunque no todo el tiempo que quisiera) se ha hecho un gran esfuerzo para mantener viva la chispa de los juegos de rol con más que notable éxito.

Pero siempre hay excusas para no quedar, que si las obligaciones laborales, que si las obligaciones familiares, que si necesito descansar, que si tengo una parrillada… todo esto puede ir al traste con esos momentos de asueto lúdico que estamos esperando.

Y ahora a jugar en la alternativa digital

Catan para Android
Catan para Android

Por eso la alternativa digital se ha convertido en una fiel compañera para no perder el hambre de jugar. Pero no solo pensar en nuestros ordenadores, ya que tanto los smartphones como las tablets se están convirtiendo en elementos clave para seguir jugando.

No es de extrañar que tengamos versiones de los juegos de mesa más famosos para jugar en nuestro smartphone. Tampoco que editoriales saquen apps que complementos a sus juegos. Incluso algunas de esas editoriales le está dando un enfoque digital a sus juegos de mesa que nos facilitan el juego tanto en solitario como online con nuestros amigos.

Una evolución hacia lo digital que ha hecho que pruebes un juego en una app y te lo acabes comprando el juego en físico, además de comprar la versión completa para tu smartphone. Una manera de jugar que va a cambiar y combinar el componente social de los juegos de mesa. Ahora tenemos una amplía lista de juegos que comentaré mis favoritos en próximas entradas y que son un gran ejemplo de esa unión del mundo real y el mundo virtual. 

Luis a.k.a. Taru

Aficionado a juegos de estrategia, mesa y rol y lo friki en general. Padre en prácticas.

Latest posts by Luis a.k.a. Taru (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *