Presión de grupo en los videojuegos

Los personajes que tenía casi cuando lo deje

(donde dice grupo puede cambiarse por clan o alianza…)

Los que me conocen saben que tengo un montón de juegos en Steam. Normalmente no me creen cuando digo que soy un jugador casual, pero que sobretodo soy coleccionista. Para demostrarlo solo hay que ver que juego es al que le he dedicado más horas de juego:

Mis juegos ordenados por tiempo de juego
Mis juegos ordenados por tiempo de juego

No sé si algún día lo alcanzaré con otro juego, pero esa es otra historia…

El título de esta entrada es la razón por la que dejé el juego. Puede que parezcan demasiadas horas y puede que no todas sean reales de juego (ya que a veces lo tenía abierto mientras hacía otras cosas), pero le he dedicado muchas más de esas horas porque incluso cuando no jugaba le dedicaba tiempo en el grupo que teníamos de facebook: ExcelsiorSpain

No me gusta mucho jugar online y en los pocos juegos que he pertenecido o creado una comunidad las experiencias normalmente suelen ser buenas. Hay gente que te deja huella, algunos simplemente hacen que todo sea más divertido, algunos pasan de todo y luego están los tóxicos.

Pese a lo que pueda parecer el grupo de ExcelsiorSpain era un gran grupo con bastante gente activa, divertida y con ganas de sacarle jugo al juego. El problema era ese: la exigencia.

El Ranking total de la Temporada 2 de ExcelsiorSpain
El Ranking total de la Temporada 2 de ExcelsiorSpain

Cuando llega un momento que el juego pasa a convertirse en un segundo trabajo va siendo el momento de dejarlo. En mi caso la gota que colmó el vaso fue una discusión sobre las exigencias al grupo B (o cantera) que íbamos a formar.

Yo llevaba un tiempo agobiado con el ritmo de exigencia y me ofrecí para liderar el grupo B. Ya que significaba hacer más de mentor y ojeador. Iba a recibir peores premios que en el grupo A, pero que tendría un poco más de margen. Dedicaría más tiempo a labores sociales fuera del juego (reclutamiento e instrucción) y no solo a jugar como un loco. El esquema del juego de sacar un personaje nuevo imprescindible para el siguiente evento me estaba agotando y necesitaba frenar.

El problema vino cuando no llegamos a un acuerdo sobre las exigencias al grupo B. Incluso había gente que les quería exigir más que al A y no darles margen de error. Tampoco se tuvo en cuenta el sacrificio que hacía para darme la opción de poner a prueba mi teoría. Así que finalmente acabé muy cabreado sintiéndome engañado y me fui dando un portazo.

Además había una recompensa diaria y dependía de que se conectaran todos
Además había una recompensa diaria y dependía de que se conectaran todos

Creo que en parte el problema fue que yo ya estaba quemado del juego. Además no había un líder marcado que tomara una decisión porque se había tomado un descanso unos meses antes. Había opiniones muy dispares de lo que se esperaba del grupo. Y los grupos que apoyaban las más populares y opuestas estaban muy equilibrados.

No me arrepiento de haberlo dejado, tal vez sí un poco de las formas. Pero, como cuando te quitas la tira de cera de la depilación, o lo haces de un tirón o luego es peor. No creo que hubiera dejado al grupo si no fuera así, de repente.

Ahora me pensaré mucho el volver a entrar en un grupo en un juego tan competitivo. Normalmente en este tipo de juegos hago grupo con mis familiares y amigos, que sé que se lo toman mucho menos en serio. El problema es que es fácil que me acabe quedando solo.

Delfar

Delfar

Corrector ortográfico vocacional.
Coleccionista de videojuegos y jugador casual.
Lector de cómics, principalmente de superhéroes.
Aficionado al wrestling en su faceta Entertainment y con aspiraciones de GM.
Veterano jugador y director de rol especialista en improvisación y pensamiento lateral.
Estudiante de diseño de juegos de tablero.
Delfar

Latest posts by Delfar (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *